Inteligencia Emocional vs Inteligencia Artificial: Desafiando los límites de la innovación