8M, más allá de un solo día